Certificado de Creatividad

sunset-2073588_1920Emergió del jacuzzi resoplando. Llevaba casi dos minutos reteniendo la respiración. Recuperó el aliento y se secó con el albornoz mientras se dirigía al vestuario, ahora le tocaba cinta y bicicleta estática durante, al menos, dos horas.

Cuando salió del gimnasio ya casi era la hora de la meditación y tuvo que correr para alcanzar el autobús. Llegó con el tiempo justo y se colocó junto al resto en la postura del loto, a pesar de que su espalda comenzaba a protestar. En silencio intentó alinear sus chacras y hacerse uno con el universo, mientras ojeaba discretamente el reloj para que el gurú no le riñera.

Tras la despedida ritual salió de estampida hacia su siguiente destino. La sesión de visual mindfulness y de coaching tántrico abrirían su mente y le harían más receptivo, facilitando el reencuentro con su niño interior sin Edipos ni Electras.

En el gastrobar pidió un té verde con una ración de humus para recuperarse, mientras sus amigos devoraban jamón ibérico con abundantes cañas.

La ansiada creatividad ya estaba a su alcance, cuando superase la prueba de las brasas y la de la flecha, sería un creativo certificado.

Bartolomé Zuzama i Bisquerra. Valladolid, 7 de febrero de 2018

Acerca de Bartolomé Zuzama Bisquerra

Soy un ciudadano responsable y exigente.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s