El mamut

transmisor-bebeEn uno de los tiestos, a lo lejos, hoy me ha parecido ver la figura de un mamut.
Hace ya más de seis meses que se fue, en una clara noche de verano, de esas que invitan a salir a pasear por el barrio.
Marisa y yo estábamos viendo la televisión y Mario dormía en su cuna. Por fin habíamos conseguido sacarle de nuestra habitación y casi no teníamos que levantarnos para comprobar si estaba bien. Aquel maravilloso artefacto que nos regaló mi suegra facilitaba nuestra tranquilidad.
Ahora lo teníamos junto a nosotros, en la mesita de café y estaba en completo silencio. Desde mi butaca podía ver el logotipo de la marca, un mamut, que destacaba en su parte posterior.
Una sensación extraña me hizo levantarme sobresaltado y acercarme a la cuna. El transmisor estaba apagado y Mario ya no respiraba.
Aquel mamut es hoy todo lo que me queda de él, el mamut y una tristeza infinita.

Valladolid, 9 de mayo de 2016.

Acerca de Bartolomé Zuzama Bisquerra

Soy un ciudadano responsable y exigente.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s